como hacer kefir casero

Hemos estado 20 días comiendo kéfir casero y estos han sido los resultados

No hay nada como la comida casera, y ya si hablamos de kéfir casero la cosa se pone mucho mejor. El probiótico de moda puede ser un excelente postre para tus comidas y cenas, o incluso el desayuno o merienda que necesitas para complementar esa dieta tan saludable que estás llevando a cabo. ¿Quieres saber más? Te contamos de primera mano cómo ha sido nuestra experiencia.

¿Dónde puedo conseguir yo kéfir?

Primero de todo, entendemos por kéfir dos cosas: el producto lácteo resultante y los granos o nódulos de hongos utilizados para su producción. Para conseguir lo primero, necesitaremos de lo segundo y un poco de leche fresca. Ahora bien, ¿dónde se consiguen esos nódulos?

un hongo de kefir grande al lado de otro hongo de kefir pequeño

A nosotros nos llegaron a la oficina a través de un contacto personal. Una persona que producía kéfir casero en su casa y se ofreció a darnos un hongo para que empezáramos a hacerlo por nuestra cuenta. A medida que vas haciendo kéfir casero, estos hongos van creciendo en tamaño y volumen de leche tratada, de manera que no te importará prestarle a otra persona alguno de ellos ¡y extender sus beneficios por todas partes! Preguntad a vuestro entorno si algunos de ellos tiene, se trata de un producto muy de moda y seguro que no os costará mucho encontrar a algún buen samaritano que os preste uno.

¿Cómo se hace el kéfir casero?

Conseguir los nódulos es el paso más difícil del proceso, el resto es coser y cantar. Tan solo tienes que poner el hongo en un recipiente y rellenarlo de leche fresca. Seguramente tengas por casa algún bote de cristal al que ya no les des uso ¡pues ya tienes recipiente!.

Desde nuestra experiencia, rellenábamos el bote antes de salir de la oficina, de manera que la leche estuviera “kefirizándose” durante la noche y la mañana del día siguiente. En materia de cantidades, preferimos que seáis vosotros mismos los que experimentéis y encontréis el equilibrio entre leche y tiempo que más os guste. Cuanto más tiempo dejéis al hongo hacer su función, más denso será el producto final, y tendrá un sabor más amargo. Por eso, nosotros os recomendamos que le echéis una cucharadita de azúcar si sois de aquellos a los que les pirra el dulce de manera saludable. Eso sí, no dejéis el kéfir actuar más de 3 días, porque el resultado no será muy recomendable para su digestión y lo tendréis que tirar. Después, coged un colador o cualquier otro utensilio para colar la leche y evitar tragaros el hongo.

hongo y nodulo de kefir mediano para hacer kefir casero
Este es el tamaño de nuestro kéfir ¡los hay mucho más grandes!

Una vez os habéis acabado una remesa, limpiad el bote y volved a rellenarlo, ¡y así hasta la saciedad! Porque si hay una cosa que destaca de este método casero, es su capacidad infinita de generar contenido. Eso sí, implica llevar un procedimiento diario y un cuidado del hongo para que no acabe resultando nocivo para la salud.

¿Y cuáles han sido los resultados?

Tras veinte días preparando kéfir, los resultados hablan por sí solos. Les preguntamos qué les ha parecido la experiencia a toda Lola Market y estas son algunas de sis opiniones:

“Me gusta más que el yogurt porque es más ligero. Tiene un sabor característico pero nada empalagoso. Me ha encantado.” C.S.

“Es duro porque tienes que estar pendiente de él. Pero es el precio a pagar por tener un postre totalmente natural y rico”. M.G.

“No conocía el kéfir para nada hasta el otro día. Ha sido una experiencia muy chula y repetiré, pero no para hacerlo cada día en casa.” P.S.

“Perfecto para el invierno. Me noto más sano ahora que viene el frío” B.C.

Como veis, los resultados han sido muy buenos. Y en Lola Market conseguirás los ingredientes necesarios para hacer tú mismo tu kéfir casero ¡atrévete!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.