5 recetas de pizzas caseras con las que te chuparás los dedos

Uno de los platos estrella del fin de semana es la pizza. Da igual cual sea el plan que tengamos porque siempre nos vendrán las pizzas a la cabeza, independientemente que sea una cena con amigos o si tenemos que preparar algún plato para los más pequeños. Hasta ahí, todo de acuerdo porque, ¿quién ha rechazado un trozo de pizza? Sin embargo, a la hora de elegirlas es cuando llegan las discusiones, “a mí no me gusta la cebolla”, “yo lo que no aguanto son los champiñones”, “no la cojas con pepperoni que le tengo alergia” o “me niego a que la pizza lleve piña”, son solo algunas de las excusas que nos encontramos a la hora de decantarnos por una u otra opción. Por tanto, la única solución para contentar a todo el mundo es elaborar nuestras propias pizzas caseras, donde podamos elegir los ingredientes que más nos gusten.

Lejos de las clásicas pizzas de barbacoa, carbonara o cuatro quesos, os proponemos cinco tipos de pizzas caseras que no podrás encontrar en ningún supermercado. Es cierto que, una vez te pones a hacer la masa, cualquier ingrediente es bienvenido, pero, al igual que ocurre con una gran cantidad de recetas, no todos ellos combinan a la perfección por lo que habrá que tener cuidado. Por ejemplo, uno de los debates que más giran alrededor de las pizzas es si la quieres con piña o sin piña, un debate en el que seguro has participado. Coge papel y boli y comienza a apuntar estas pizzas caseras con las que no te podrás resistir y te chuparás los dedos. ¿Estáis preparados?

Antes de mostrar los distintos tipos de pizzas caseras, es necesario conocer cómo se prepara una masa. Para elaborar una de cuatro personas sin tener que utilizar levadura, necesitarás 400 gr. de harina, 200 ml. de agua, dos cucharadas de aceite de oliva y sal, además de un poquito más de harina para espolvorear en la encimera una vez la estemos realizando. Cualquier ingrediente que necesites lo podrás encontrar en nuestros supermercados de Carrefour Market, Mercadona o DIA.

En primer lugar, coge un bol e incorpora la harina y la sal. A continuación, haz un hueco en el centro y añade el agua con el aceite de oliva. Después, amasa la mezcla hasta conseguir una masa homogénea que no se pegue en las manos. Transcurridos unos minutos, dividimos la masa en dos o cuatro trozos, dependiendo del tamaño de las pizzas que vayamos a hacer. En una superficie lisa, espolvorea un poco de harina y pon sobre ella una porción de masa. Estírala con la ayuda de un rodillo hasta lograr el grosor de masa que más te guste para consumir.

Receta de pizza de setas y crema de nueces

pizzas caseras-receta-pizza-setas-crema-nueces

Los ingredientes que necesitarás serán las setas shitake, las nueces, que nos valdrán con diez o quince aproximadamente, el aceite de oliva y el queso parmesano. ¿No dispones de todo lo necesario para realizar estas pizzas caseras? No pasa nada porque, en una hora, podrás tener de tu supermercado favorito como El Corte Inglés, DIA o Caprabo, todo lo que desees.

En primer lugar, incorpora las setas crudas en el horno para conseguir que se doren. Cuando estén listas, córtalas en láminas muy finas. A continuación, prepara la crema de nueces y, para ello, deberás limpiarlas y meterlas en el robot de cocina acompañadas de un chorro de aceite y agua para que emulsione. En el caso de que la crema esté un poco espesa, le añadimos más aceite. Si no dispones de Thermomix, no hay ningún inconveniente puesto que podrás batir los ingredientes hasta lograr una textura uniforme.

En este instante, es el momento de realizar la masa. Si lo deseas, podrás hacer durante un minuto un prehorneado para que la masa pierda humedad. Después, extiende la crema de nueces por toda la superficie y, posteriormente, coloca las setas cubriendo todos los huecos lo máximo posible. Esto es muy importante porque, al no haber utilizado salsa de tomate, únicamente contamos con las setas para evitar que la masa se nos quede excesivamente seca. A continuación, metemos la pizza en el horno durante ocho minutos a máxima potencia, aunque esto dependerá del grosor de la masa que hayamos usado. En el momento en el que los bordes de la pizza comiencen a dorarse, habrá que sacarla del horno.

Tras retirar la pizza del horno ya estará casi lista puesto que nos quedará esparcir por encima de ella el queso parmesano. Una vez hecho esto, ya tienes una auténtica pizza casera diferente y original esperándote para ser consumida. ¿Qué te ha parecido?

Receta de pizza de berenjena con foie

pizzas caseras-receta-pizza-berenjena-foie

¿Te encantan las berenjenas, pero siempre las haces al horno? Pues ya tienes otra modalidad de cocinado, en las pizzas. Sin embargo, antes de comenzar con su preparación, apunta en un papel todo aquello que necesites de Mercadona, Carrefour Market o El Corte Inglés y pídenoslo sin compromiso. Los ingredientes que necesitarás son salsa de tomate, queso mozzarella fresco, una berenjena, foie de pato y queso parmesano.

En primer lugar, para que las berenjenas nos queden perfectas será conveniente cortarlas en rodajas y hacerlas a la plancha con un poco de aceite para que se nos queden ligeramente tostadas. Después, una vez que tengamos la masa de la pizza prehorneada, extendemos por la superficie la salsa de tomate, el queso mozzarella y la berenjena. En este caso, el orden sí altera el producto puesto que, si colocamos el queso antes que la verdura, el calor del horno impedirá que se termine de hacerse correctamente. Una vez colocados todos los ingredientes, metemos la pizza en el horno a máxima potencia.

Cuando la saquemos del horno, es el momento de poner el foie. Lo cortamos en lonchas y, poco a poco, lo vamos colocando en la pizza. Por último, le añades el queso parmesano y, ¡ya tenemos lista nuestra pizza casera! Si lo deseas, puedes agregarle un chorrito de salsa de albahaca para que quede más jugosa, aunque este paso es opcional.

Receta de pizza mexicana de carne, cebolla y aguacate

pizzas caseras-receta-pizza-mexicana-carne-cebolla-aguacate

Para poder realizar la cobertura de la masa, mira en tu despensa y saca 200 gr. de carne picada, medio pimiento verde, queso de mozzarella, dos cucharadas de tomate triturado, sal, pimienta, chile en polvo, ¼ de cebolla y medio aguacate. Si no dispones de algunos de ellos echa un vistazo a nuestros supermercados de Mercadona, DIA o Carrefour Market, que te los llevamos enseguida a casa.

En primer lugar, haz la masa de la pizza. Cuando la tengas, fríe la carne e incorpórale la sal y las especias que más te gusten, además del chile y la pimienta para que la carne pierda el color de crudo y evitar que se quede sosa. En la masa, extendemos la salsa de tomate, el queso mozzarella y la carne picada, cubriendo la totalidad de la superficie. Después, agregamos los trozos de pimiento verde y la cebolla, que hemos cortado previamente en juliana. El siguiente paso será meter la pizza en el horno a 220º C.

Mientras la pizza se hace, cogemos el aguacate y lo cortamos transversalmente en forma de aros, que añadiremos a la pizza en crudo nada más salga del horno. Esta representa una de las pizzas caseras más originales que podrás realizar en cualquier momento, ya sea para una cena en pareja, con amigos o con familiares. Remata su sabor y su cremosidad acompañándola con una buena bebida, que la dejamos a tu elección.

Receta de pizza con huevo y patatas

pizzas caseras-receta-pizza-huevo-patatas

¿Habéis probado alguna vez la patata en las pizzas caseras? Pues, como siempre hay una primera vez para todo, te animamos a que pruebes esta original pizza con huevo y patatas. Que este ingrediente poco habitual en las pizzas no te tire para atrás porque es una receta para chuparse los dedos. Si estás preparado, ¡comenzamos! Prepara en la encimera cuatro huevos, dos patatas, 200 gr. de queso, cuatro lonchas de jamón serrano, un pimiento verde, una cebolla, un vaso de salsa de tomate, aceite de oliva, sal y perejil picado. Si no tienes los ingredientes necesarios para elaborar esta receta de Karlos Arguiñano, date prisa y pídenos lo que quieras en El Corte Inglés, DIA o Carrefour Market porque, cuando antes lo hagas, antes podrás empezar con esta deliciosa receta.

Cuando ya tengamos la masa de la pizza hecha, extiende por toda la superficie la salsa de tomate y, a continuación, métela en el horno a 180º C durante cinco minutos. Mientras transcurre ese tiempo, corta el jamón serrano, así como la cebolla y el pimiento en juliana fina. En una sartén con aceite y sal, incorpora todos estos ingredientes hasta que se doren. Por otra parte, pela y corta las patatas en bastones y, posteriormente, hazlas en una sartén con mucho aceite caliente. Por lo que respecta a los huevos, también fríelos.

Cuando hayan pasado cinco minutos, retiramos la masa de la pizza del horno y, por encima, volvemos a colocar la salsa de tomate y el resto de ingredientes. El mejor orden para hacerlo es, primero, la verdura con el jamón, luego, las patatas y, después, los huevos repartidos por toda la superficie. Para darle el toque final, será conveniente que rallemos el queso, de manera que quede cubierta toda la masa. De nuevo, vuelve a meter la pizza en el horno cinco minutos más para que termine de hacerse y así, la podamos consumir caliente. Después, pruébala, ¿qué te ha parecido?

Receta de pizza dulce

Pizzas caseras-receta-pizza-dulce

Una pizza diferente a las que solemos consumir habitualmente. Esta pizza dulce de Bruno Oteiza permitirá no solo sorprender a nuestros comensales, sino también demostrarles que las frutas sirven para hacer buenas pizzas caseras. Y es que, ¿por qué las pizzas no pueden ser saludables si sus ingredientes lo son? Para elaborar la masa, necesitarás 300 gr. de harina, 2 gr. de levadura, 150 ml. de agua, dos cucharaditas de azúcar moreno, dos cucharadas de aceite de oliva, sal y un poco de harina para estirar la masa. Por su parte, para la cobertura, prepara dos peras, seis higos, 100 gr, de nueces peladas, cinco cucharadas de crema fresca, 100 gr, de queso gorgonzola y tomillo. ¡Ponte el delantal y prepara esta receta creativa!

En primer lugar, elabora la masa de la pizza. Para ello, coge un recipiente y mezcla la harina con la levadura. A continuación, agrégale el azúcar moreno, un poquito de sal y agua, removiéndolo a su vez. Después, añádele un chorrito de aceite de oliva. Cuando tengamos todos estos ingredientes, hacemos una bola con la masa, la ponemos en un bol y, posteriormente, la cubrimos con un paño, dejándola reposar durante una hora. Pasado ese tiempo, añade en una superficie plana un poco de harina y extiende la masa con la ayuda de un rodillo.

Precalienta el horno a una temperatura de 250º C. Mientras tanto, corta la pera pelada en láminas y los higos en cuartos. A continuación, extiende la crema fresca por toda la superficie de la masa para, después, incorporar el queso gorgonzola, la pera, los higos, las nueces y las hojitas de tomillo. Una vez realizada esta acción, metemos la pizza en el horno durante diez minutos y, al sacarla, volveremos a verter algunas nueces más. Ya dispones de una pizza con un sabor excelente. ¡Qué aproveche!

Anota todas estas ideas de pizzas caseras para no caer en la rutina de siempre. Cada fin de semana puede ser un momento ideal para realizar estos platos que tanto nos gustan porque, como hemos visto, están abiertas a cualquier ingrediente. A ti, ¿cuáles son las pizzas que más te gustan?

Imágenes de Directo al Paladar y HogarManía.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.