pizza casera

Consejos para una pizza casera perfecta

¿Existe en el mundo alguien al que no le guste la pizza? Supongo que habrá alguna excepción, pero no se puede negar que si saliéramos a la calle ahora mismo y le preguntáramos a la gente cuál es su comida favorita más de uno respondería, sin dudar, que una buena pizza.

Sabemos que mucha gente opta por la opción fácil de pedirla a domicilio a cualquier pizzería de las miles que hay hoy en día o comprarla precocinada, sin embargo desde Comprea queremos animarte a que pruebes a hacerla casera con unos consejos muy sencillos y verás que la diferencia entre una y otra es abismal ¡no te arrepentirás!

  • La parte más importante (y subestimada) de una pizza es la masa. Hacerla tu mismo no es nada complicado, además de muy divertido, y la diferencia entre una casera y una congelada es brutal. Asegúrate de que tienes todos los ingredientes bien mezclados hasta conseguir una masa homogénea y húmeda. Cuando la tengas, tápala con film y guárdala a temperatura ambiente o en la nevera. Si la guardas en la nevera, asegúrate de sacarla una o dos horas antes.
  • Utiliza siempre tomate casero. Queremos que nuestra pizza sea 100% casera y eso incluye el tomate. Prepararlo es muy sencillo y el sabor mil veces mejor. Cuando la tengas, distribuye la salsa en una capa fina y si te sientes inspirado puedes añadir un poco de albahaca.
  • No te olvides de precalentar el horno a unos 220º durante al menos 30 minutos. Es importante que el horno esté muy caliente antes de meter la pizza. Además, lo ideal es utilizar una base metálica especial agujereada ya que de esta forma la masa quedará crujiente.
  • Para la cobertura, elige productos de calidad. Primero distribuye el queso, a poder ser mozzarella fresca y después, sin sobrecargar, añade el resto de ingredientes. Esto lo dejamos a tu elección, eso sí, siempre es mejor un buen embutido u hortaliza que un paquete de salchichas frankfurt.
  • Añade un poco de orégano y un chorrito de aceite de oliva antes de meterla en el horno. El aceite de oliva es conductor de sabores y ayudará a integrar los de los ingredientes que hayas utilizado.
  • Cuando metas la pizza en el horno asegúrate de que la bandeja esté bien colocada para evitar que alguna de las partes quede más o menos cocinada, y vigila que no se te queme. Cuando la saques espera unos minutos y ¡a disfrutar de una deliciosa pizza casera!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.