Algas-wakame

Por qué debes introducir las algas en tu dieta

Las algas, aunque se han ganado un hueco en las cocinas de todo el mundo, todavía no están integradas de forma continua en nuestra dieta. Sí que es verdad que, cuando vamos a determinados restaurantes de nuestra ciudad y vemos en la carta la extensa tipología de algas existentes como nori, wakame o kombu, nos animamos a probarlas porque nos gusta experimentar con nuevos sabores. Sin embargo, cuando se trata de introducirlas en nuestro día a día nos mostramos reacios, ya sea porque no sabemos dónde encontrarlas o porque no tenemos ideas de qué platos poder cocinar. Pues bien, deja atrás tus miedos porque existen grandes motivos por los que las algas deben pertenecer a tu dieta.

Las algas, cuyo origen se sitúa en la gastronomía asiática, son auténticos tesoros alimenticios puesto que son los ingredientes que más minerales aportan a nuestro cuerpo, además de una gran cantidad de proteínas, carbohidratos y vitaminas. Si realizamos una comparativa con productos lácteos, las algas, que están compuestas por más de 20.000 especies, otorgan un 10% más de calcio y hierro al organismo. Por otra parte, las algas de la familia Espirulina pueden alcanzar o, incluso, llegar a superar la cantidad de proteínas presentes en la carne o en el pescado. En el supermercado Herbolario Navarro se puede encontrar esta alga azul incorporada en forma de trenzas, tallarines o espaguetis, de manera que el cliente pueda disfrutar de la pasta y las algas en un único producto.

Plato-algas-wakame

Estas verduras marinas son altamente nutritivas, pudiendo estar presentes tanto en sopas como en salsas. Sin embargo, existen otras preparaciones como, por ejemplo, hervirlas durante 20 o 30 minutos para añadirlas al arroz o a las legumbres, tal y como se hace habitualmente con cualquier otro tipo de verdura. ¿Por qué no te animas con una pizza, croquetas o lasañas de algas? Sin duda, serán recetas que te dejará atónito con su extraordinario sabor. Aunque antes de ponerte ante los fogones debes saber que, si quieres que las algas dispongan de todos sus beneficios nutricionales sin excepción, tendrás que consumirlas crudas, sirviendo de acompañamiento para las ensaladas.

Los tres tipos de algas que se pueden encontrar con mayor facilidad en los supermercados son el alga nori, la agar-agar y la wakame. La primera de ellas, es muy utilizada para envolver uno de los manjares más conocidos de la cultura asiática, el sushi, aunque también se la puede ver decorando ensaladas, arroces, salsas e, incluso, formando parte de la harina del pan. Por lo que respecta al alga agar-agar, esta verdura destaca por su capacidad de absorber agua, motivo por el que es muy usada para espesar y gelificar alimentos, pudiendo hacer cremas, confituras y helados, entre otros platos.

Plato-algas-wakame

Sin embargo, si estás empezando a consumir verduras marinas, te recomendamos que pruebes el alga wakame por su suave sabor. Lo ideal es que la incluyas en sopas o platos de pescado, por lo que te proponemos que te animes a realizar un cuscús en caldo de pescado con alga wakame, una receta que te hará adentrarte, sin ninguna duda, al fascinante mundo de las algas comestibles. ¿Preparado para ponerte el delantal?

Receta de cuscús en caldo de pescado con algas wakame

plato-cuscus-algas-wakame

Antes de comenzar a preparar el plato, mira que no te falte ninguno de los ingredientes que vas a necesitar para hacer esta receta. Prepara el cuscús, el alga wakame, dos tazas de caldo de pescado por cada una de cuscús, cúrcuma, sal, pimienta negra, un diete de ajo y aceite de oliva. Si te falta alguno de estos ingredientes, no te agobies, pídenoslos en cualquiera de nuestros supermercados de El Corte Inglés, Herbolario Navarro o Mercadona y lo tendrás en una hora o a la que tú elijas en tu casa.

En primer lugar, coge una cacerola y pon a dorar el ajo picado junto a un chorrito de aceite. A continuación, añade la cantidad que necesites de cuscús y sofríelo. Cuando veamos que el grano está adquiriendo su punto, vierte el caldo de pescado junto con un poquito de sal, pimienta y la cantidad de cúrcuma que creas conveniente. Después, se deberá dejar que la mezcla cueza durante diez minutos a fuego medio-bajo hasta que la sémola se encuentre tierna.

Transcurridos cinco minutos, será el momento de incorporar las algas wakame y, en el caso de haberse consumido mucho el caldo, añade un poco de agua. Remueve el contenido de la cazuela y espera a que el tiempo de cocción establecido previamente finalice. Pasado el tiempo, tapa el contenido con un trapo durante cinco minutos y, ¡ya podrás servirlo a tus comensales! A través de este cuscús podréis experimentar el auténtico sabor a mar.

Las ideas a la hora de introducir estas algas comestibles en tu dieta son extensas, por lo que te animamos a ponerte manos a la obra. ¿Qué no sabes dónde encontrar estas algas? Ya no tienes excusa porque supermercados como El Corte Inglés o Herbolario Navarro te ofrece una amplísima variedad de estas verduras marinas.

Imágenes de Directo al Paladar, Eye2Magazine y Mins Cocina.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.