El aceite de palma es el más consumido del mundo a pesar de sus inconvenientes

El aceite de palma está de moda y no precisamente por los grandes beneficios que proporciona su consumo al ciudadano. Su nombre y su más que cuestionado prestigio han vuelto a salir a la luz a raíz de que la periodista Samanta Villar lanzara a través de una red social un tweet en el que preguntaba a una conocida marca de nutrición infantil por qué incluían aceite de palma en sus productos. Este aceite, aunque es el más utilizado en el mundo por delante del de soja o el de colza, supone un riesgo no solo para el medioambiente sino también para nuestra salud si abusamos de él. Pero, ¿qué es lo que conocemos realmente sobre el aceite de palma?

Este tipo de aceite está presente en numerosos productos que consumimos en nuestro día a día como las cremas de cacao, las galletas, los aperitivos o los productos precocinados. Sin embargo, no solo se localiza en la industria alimentaria sino también en la cosmética puesto que pueden encontrarse en productos tan básicos como el maquillaje o la crema hidratante que nos aplicamos nada más levantarnos o antes de irnos a dormir. Todo ello, hace que sea muy complicado deshacernos del aceite de palma por la vía rápida, aunque no se pueda considerar una opción ideal desde el punto de vista tanto nutritivo como medicinal al ser rico en grasas saturadas.

El aceite de palma es el más consumido del mundo a pesar de sus inconvenientes

Este aceite se obtiene a partir de los frutos de la palma africana, una planta con un rápido crecimiento y un elevado rendimiento. Aunque se cultiva principalmente en países tropicales como Malasia e Indonesia, también la podemos encontrar en otras zonas como Colombia, Tailandia, Brasil, México o África occidental. De hecho, para numerosos países pobres de África o Asia donde hay insuficiencias alimentarias, este aceite de palma se ha convertido en un sustento muy valioso y estimable para la población.

El mayor abuso hacia el medioambiente viene motivado por su plantación. Y es que, para cultivar la palma aceitera se talan extensiones de bosque virgen, se apropian de las tierras de comunidades autóctonas y se provoca la muerte de distintos ejemplares de animales que se encuentran amenazados como los elefantes, los orangutanes y los tigres de Sumetra, además de suponer un ataque contra los derechos humanos. El cambio en los usos de suelo producidos por el aceite de palma ha provocado que se envíen mayores emisiones de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera que otros carburantes como el petróleo, por ejemplo.

El aceite de palma es el más consumido del mundo a pesar de sus inconvenientes

Pero, a pesar de todos estos riesgos, ¿por qué sigue siendo el aceite más consumido del mundo? Hay una doble justificación para ello. El aceite de palma se caracteriza por ser un producto económico, en comparación con otros aceites y grasas, y versátil puesto que sus aplicaciones pueden ser innumerables. Además, presenta una textura particular, que le permite reemplazar las mantequillas o las grasas hidrogenadas en una gran cantidad de productos procesados.

La OCU aconseja no abusar del aceite de palma. Y tú, ¿qué opinas?

Imágenes de El Confidencial y de OCU.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.