consejos seguir dieta saludable

Consejos para seguir una dieta saludable durante el verano

El verano es la época en la que pasamos una mayor cantidad de tiempo fuera de casa. Las agradables temperaturas, en ocasiones excesivas, y las largas jornadas de sol nos animan a disfrutar más de la familia y amigos, ya sea en una terraza tomándonos una cervecita bien fría, comiendo en el restaurante frente a la playa o, incluso, refrescándonos en la piscina. Durante esos instantes tendemos, sin darnos cuenta, a dejar de lado las costumbres saludables poniéndonos como excusa “un día es un día” o “por una vez que salgo, no me voy a privar”. Sin embargo, aun así, debes tener en cuenta una serie de factores que te permitirán seguir una alimentación sana durante el verano sin poner en riesgo tu cuerpo. De esta manera, sigue los consejos que te proponemos para conocer qué alimentos debes consumir durante estos meses o cuáles tienes que evitar, entre otros aspectos.

Para que puedas aprender a combinar los primeros y segundos platos cuando comas en casa y fuera de ella, la nutricionista de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA) Rosa García ha elaborado una serie de recomendaciones para que puedas seguir, sin preocupaciones, una dieta saludable, alejándote de los grandes protagonistas de los chiringuitos, los fritos. Estos consejos no consisten en un cambio radical en tu dieta, sino que, si durante el año has seguido una alimentación equilibrada, deberás continuar así, teniendo en cuenta que habrá que incrementar el consumo de algunos productos que han estado olvidados.

1. Hidratación. El cuerpo humano pierde cada día una media de dos litros y medio de agua a través de la orina, las heces, el sudor y la respiración. Durante los meses estivales, esta pérdida es mayor por lo que es altamente recomendable beber elevadas cantidades de líquido al día. Aunque no hay una cantidad fija recomendada, puesto que varía en función de la edad, el sexo o las condiciones físicas, es aconsejable no beber menos de dos litros y medio de agua al día y, así, recuperar lo perdido. La decisión de no beber lo suficiente puede acarrear problemas de deshidratación o de orina. Por lo tanto, no dudes en mantenerte hidratado en todo momento.

consejos veraniegos: hidratación, beber dos litros y medio de agua

2. Frutas y verduras. Otro de los consejos que debes seguir es anteponer el consumo de alimentos frescos como pueden ser las frutas y las verduras. Estos productos son ricos en vitaminas, minerales y agua, lo que resulta fundamental para poder rehidratarse. Lo ideal es tomarlas en crudo para que los nutrientes no se pierdan por completo, aunque también puedes preparar una serie de platos que resultan perfectos para esta época del año como pueden ser los pistos, las ensaladas, los zumos naturales o los gazpachos. Como veis, la variedad de recetas es inmensa así que ya no tienes excusa para introducir las frutas y verduras en tu dieta.

3. Di adiós a las comidas copiosas y da la bienvenida a las recetas en las que la variedad de colores sea predominante. Así que, deja para el invierno los platos que contengan un exceso de grasa como los potajes con embutido o determinadas salsas. Sin embargo, debes tener en cuenta que los alimentos básicos como la carne, los cereales o el aceite de oliva, que puedes utilizar para aliñar las ensaladas, no deben desaparecer de tu dieta. El motivo radica en que estos alimentos aportan calcio, proteínas y hierro al organismo, lo que resulta imprescindible para nuestro cuerpo. Por otra parte, también deben estar presentes los hidratos de carbono, por lo que puedes realizar ensaladas de pasta o añadir legumbres a las ensaladas para que nos aporten la energía necesaria para afrontar el día con energía. Cuando llega el verano, ¿eres de los que cumple con estos consejos?

consejos veraniegos ensaladas, platos frescos

4. Los helados nos encantan, ya sean bombones helados, polos o granizados. Y es que, cualquier excusa es buena para refrescarnos, independientemente de la hora del día en la que nos encontremos. Por este motivo, solemos tener una serie de sabores y variedades guardados en el congelador que van disminuyendo a medida que terminamos una comida o cena. Entre los beneficios que aportan al cuerpo está su elevada cantidad de calcio, sodio, potasio, fósforo o vitamina A, por lo que su consumo es ventajoso, siempre y cuando moderemos su consumo. Además, los helados no deben actuar nunca como sustitutos de la fruta, sino que deben ser un complemento.

5. En verano, apuesta por el pescado. El bonito, el boquerón o las sardinas son solo algunos de los pescados que deberás tomar al menos dos veces por semana. De esta manera, tu organismo recibirá la cantidad de agua, proteínas, yodo o fósforo necesaria para disfrutar de unos meses estivales auténticamente saludables. Por otra parte, los ácidos grasos Omega 3, que están presentes en el pescado azul, te ayudarán a nutrir la piel desde el interior. Sin embargo, apostar por el pescado no quiere decir que tengas que dejar de lado la carne puesto que se pueden combinar sin ningún problema.

consejos veraniegos: comer pescado azul, sardinas marinadas

Estos son algunos consejos que debes tener en cuenta para seguir una dieta saludable y equilibrada. Pasa el mejor verano de tu vida gastronómicamente hablando y no te pases en exceso. Consigue todos los ingredientes veraniegos en cualquiera de nuestros supermercados como Carrefour Market, El Corte Inglés, Mercadona, DIA o Caprabo. ¿Conoces alguna otra recomendación que hayamos de tener en cuenta?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.