¿Quieres evitar el picoteo en el trabajo? Sigue estos consejos y mejora tu salud

El estrés y el cansancio son dos de los condicionantes más importantes que nos hacen caer en el picoteo durante nuestras jornadas laborales. ¿Por qué? Pues porque ante situaciones de ansiedad, nuestro cuerpo necesita generar endorfinas, y el comer es la forma más sencilla y accesible que tiene nuestro cuerpo para hacerlo.

Si sumamos a esto las posibles tentaciones (alguien que trae picoteo por su cumpleaños, una máquena de vending…) hace que comamos más de la cuenta y, lo que es peor, que comamos comida poco saludable. Por eso, hoy te traemos estos sencillos consejos para evitar el picoteo durante tus horas de trabajo ¡tu cuerpo te lo agradecerá a la larga!

Déjate el hambre en casa

Desayuna (o come en general, en el caso de que no tengas un horario estándard) siempre antes de entrar en la oficina. ¿Parece algo lógico no? Pues no lo es para mucha gente. Además, procura que siempre sean alientos saludables, olvidémonos de los ultraprocesados por favor.

hombre mirando picoteo en el trabajo

¿Picoteo? Sí, claro, una pieza de fruta

La fruta a media mañana es el snack perfecto para tus horas de trabajo. Contiene agua y fibra que te ayudará a estar saciado. Intenta variar entre las piezas eligiendo siempre una fruta que te guste, y si es de temporada mucho mejor.

Prohibido comer delante del ordenador

Cuando lo hacemos, no prestamos atención a lo que ingerimos y no masticamos correctamente para quedarnos bien saciados. No solo eso, sino que el estrés de los correos, llamadas o cualquier distracción no nos permitirá hacer una correcta digestión.

Ten siempre una botella de agua a mano

Con ello, evitaremos el picoteo porque estaremos más saciados. Muchas veces el hambre se confunde con falta de agua. Además, tendremos excusa para levantarnos y estirar las piernas de vez en cuando para rellenar la botella ¡la estrategia perfecta contra el picoteo!

Tu horario de comida, tu mejor aliado

Tener un horario establecido de comidas te ayudará a reducir el estrés y, por tanto, las ganas de comer. Está permitido comer varias veces al día, como cada tres horas, de manera que las cantidades serán más pequeñas. Eso sí, siempre alimentos saludables y con aporte nutricional, como fruta, nueces, dátiles o pasas, yogures naturales, kéfir, o chocolate negro de más del 70%

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.